La identidad de una marca se fundamenta en dos grandes conceptos: su personalidad (lo creado por uno mismo) y su imagen (la percepción que tienen los demás).